Las etiquetas o hashtag (del inglés hash, almohadilla o numeral y tag, etiqueta) que utilizamos principalmente en Twitter son una cadena de caracteres formada por una o varias palabras concatenadas y precedidas por una almohadilla (#). En palabras técnicas, un hashtag es una etiqueta de metadatos precedida de un carácter especial con el fin de que tanto el sistema como el usuario la identifiquen de forma rápida. Se usa en redes sociales como Twitter, Facebook y Google+ (estas dos últimas desde hace relativamente poco tiempo) o en mensajería basada en protocolos IRC para señalar un tema sobre el que gira cierta conversación, aunque se han ganado su fama al haberse convertido en un elemento distintivo de Twitter.

Si eres nuevo en Twitter o quieres mejorar tu actividad en esta red, aquí van una serie de consejos para usar bien un hashtag:

  1. No abuses de ellos. Se considera que utilizar más de dos en un tweet es excesivo.
  2. No uses hashtags genéricos. Cada día se publican en Twitter millones de Tweets. Según DOMO, empresa especializada en el análisis de datos, cada 60 segundos se envían más de 100 mil tuits. ¡Cada 60 segundos! Los hashtag facilitan la búsqueda de un tema determinado entre todos ellos. Simplifica la búsqueda al usuario siendo lo más concreto posible y no te vayas por las ramas.
  3. Emplea los hashtags para dirigirte a tu audiencia. Los hashtags irónicos y graciosos están muy bien pero es mejor utilizar las etiquetas como tarjeta de presentación hacia la audiencia a quién se pretende dirigir el tweet. Si el tweet contiene un truco para usuarios de WordPress, puedes etiquetarlo, por ejemplo, con #wordpresstip.
  4. Cuidado los Trendic Topic. Revisar los #TT del día y poner un tweet para “colarse” entre los que lo están siguiendo no es la forma más correcta de posicionarse. Cuidado, si tú o tu marca vais a aportar algo de calidad, perfecto, pero si no es así no lo hagas. No olvides esta regla: calidad siempre antes que cantidad.
  5. Para seguimiento de eventos o acciones concretas. Porque es imprescindible hacer un seguimiento de nuestras acciones, mide, mide y mide. Esto te permitirá apostar por lo que funciona y redirigir las acciones menos exitosas. Existen multitud de herramientas que permiten monitorizar los hashtags que utilizamos, como Pirendo. Ah! Y no olvides los consejillos que te dimos en nuestra entrada Como utilizar Twitter para eventos! Te será de utilidad 😉
  6. Intenta no crear tweets demasiado complejos o largos. Parece algo simple, pero os sorprenderíais la cantidad de veces que se crean hashtags demasiado largos. Si lo hacemos, hay más posibilidades de utilizarlos erróneamente o bien utilizar gran parte del tweet (recuerda que son 140 caracteres en total) para ello.
  7. Recuerda que los hashtags que uses en una red pueden acabar en otras redes sociales, acumulándose. Por ejemplo, si etiquetamos una imagen en Instagran y la mandamos a Twitter, estas etiquetas de Instagram se mantendrán en Twitter, por lo que no es necesario repetirlas. Recuerda: 140 caracteres ¡en total!
  8. Cuidado con los hashtag de tipo político. Participar y tomar partido en determinadas posturas puede dañar nuestra imagen pública y salirnos muy caro.

 

 

 

About the Author:

Fundadora ilusionada de Nicetalk, una asesoría en comunicación digital especializada en el sector cultural. Licenciada en Publicidad y Relaciones Públicas por la Universidad de Sevilla y cursando estudios de Historia del Arte por la UNED, tengo una dilatada experiencia como responsable de comunicación y marketing tanto en empresas privadas como en organizaciones no gubernamentales, lo que me ha permitido conocer en profundidad el funcionamiento de los medios online y a establecer estrategias digitales útiles para cada uno de mis clientes.

Leave A Comment