El gestor de contenidos es un perfil profesional que va adquiriendo cada vez más importancia en las empresas gracias al avance de las redes sociales y a la importancia creciente del marketing de contenidos.

El gestor de contenidos, tal y como describimos en nuestro glosario, es el profesional encargado de documentarse adecuadamente y seguir en todo momento las novedades y actualizaciones del mercado para el que trabaja con el fin de generar contenidos de interés en su blog corporativo y web. Además, crea contenidos para las comunicaciones de su empresa;  anuncios, notificaciones, promociones, etc. y realiza  las labores de redacción, edición y publicación en todos los medios que contengan escritos tanto propios como de equipo.

Hasta ahí, está clara su función. Lo complicado de su función es realizar un gran trabajo de curación de contenidos que tenga continuidad en el tiempo  y que produzca los resultados esperados. No siempre es fácil, pero si evitamos una serie de errores seguro que nos resultará mucho más fácil. Entre los errores más comunes que comete un curador de contenidos no profesional, destacamos.

  • No crear un calendario de publicaciones adecuado. Existe un calendario, pero no tiene sentido, no está estudiado y no lo sigue nadie. Con esto no vamos a ninguna parte, pues para diseñar un buen calendario hay que hacer una planificación seria, conectando las fechas de publicación (de todo el año) con los intereses y objetivos específicos de la empresa (ofertas de temporada, contenidos especiales según lo que suceda en determinadas fechas…).
  • Diseñar contenido para satisfacer a los buscadores y no a las personas (clientes). Contenidos repletos de keywords y de enlaces internos (pero nunca externos) destinados a posicionar bien y a conseguir enlaces entrantes. La obsesión del link building mal hecho frente a la sana e interesante opción de averiguar qué le gusta a tus clientes y proporcionar contenidos útiles que cubran una necesidad. Éste es uno de los peores errores, y de los que más cuesta luego salir.
  • No consiguen atinar con el contenido realmente bueno. El buen contenido es el nuestro, y el de nadie más. Pensar así es sinónimo de perder oportunidades y dejar de obtener valiosos conocimientos.
  • Una vez creado el contenido, pasan página. Crear el contenido es el principio, después debe haber una nutrida temporada de compartir, mover el comentario, conseguir atraer personas, conseguir comunidad, relevancia, “shares“, etc. Crear un contenido y dejarlo muerto, es sinónimo de no crear contenido alguno.
  • No miden nada. Realizar el esfuerzo de planificar, diseñar, crear, compartir… se queda cojo si no somos capaces de medir los resultados. Quién accede, desde dónde, cuánto tiempo se queda, qué hace mientras, quién comparte, dónde comparte, cuántos replican, dónde se concentra la audiencia, qué podemos mejorar, cómo nos encuentran… son sólo unas pocas de las preguntas básicas que hay que hacerse cuando se realizan las labores de content manager.
Crédito de la fotografía: Vilma Núñez

 

About the Author:

Fundadora ilusionada de Nicetalk, una asesoría en comunicación digital especializada en el sector cultural. Licenciada en Publicidad y Relaciones Públicas por la Universidad de Sevilla y cursando estudios de Historia del Arte por la UNED, tengo una dilatada experiencia como responsable de comunicación y marketing tanto en empresas privadas como en organizaciones no gubernamentales, lo que me ha permitido conocer en profundidad el funcionamiento de los medios online y a establecer estrategias digitales útiles para cada uno de mis clientes.

Leave A Comment