El 91% de los consumidores dice que cambiaría de marca si otra con precio parecido y de la misma calidad apoyara una causa de impacto social, según el estudio Echo Global 2013.

En los últimos años han surgido diferentes estudios que señalan un cambio de mentalidad y que reflejan las nuevas expectativas hacia las marcas; hoy en día se espera de ellas una aportación positiva a la sociedad. Las marcas son conscientes de ello y del nuevo poder de decisión del usuario: ahora es él quien manda, y no las marcas. Por ello, las empresas han decidido ponerse manos a la obra en la búsqueda de posicionarse con ventaja en esta nueva era. Como afirma este artículo de Fast Company: “Si tu marca no contribuye de manera verdadera y significativa al bienestar de la sociedad, de una comunidad de personas o del planeta, no será percibida como relevante”, y lo que es más, las empresas que no aporten un beneficio más allá de su producto, serán desplazadas por otras que sí lo hacen.

¿Y cómo diferenciarnos de nuestros competidores si estos también desarrollan acciones de RSC?

La inversión que una marca debe destinar a actividades de RSC debería reportarle un rol claro de diferenciación. Que una empresa realice acciones de RSC (con una clara intención de mejora social) no significa que no debería buscar valor a través de ellas para ayudarle a crear Brand Meaning.

Según el estudio que nos ocupa, el 76% de los consumidores cree que es lícito que las marcas apoyen buenas causas y ganen dinero al mismo tiempo.

Sin embargo, todo esto no significa que las empresas deban aplicar estrategias RSC de manera poco coherente con su personalidad de marca y sin una visión cohesionada con su estrategia.

Para conseguir una diferenciación real y coherente debemos:

  1.  Partir de un análisis social desde el punto de vista de la marca. ¿Qué problemas sociales o medioambientales -conectados con nuestro producto, target y visión de marca- podríamos ayudar a resolver?
  2. Entender el estilo de vida de nuestro target y diseñar acciones de RSC afines con los valores de nuestra marca que a la vez conectan con los valores de nuestro público con el objetivo de conseguir una conexión cultural.
  3. Comunicar estas acciones. Es clave dar a conocer a tu público las acciones de RSC en que invierte tu marca e invitarle a implicarse en ellas.

 

 

By | 2017-02-20T19:33:27+00:00 Diciembre 3rd, 2013|Gestión cultural, Marketing cultural, RSC|0 Comments

About the Author:

Fundadora ilusionada de Nicetalk, una asesoría en comunicación digital especializada en el sector cultural. Licenciada en Publicidad y Relaciones Públicas por la Universidad de Sevilla y cursando estudios de Historia del Arte por la UNED, tengo una dilatada experiencia como responsable de comunicación y marketing tanto en empresas privadas como en organizaciones no gubernamentales, lo que me ha permitido conocer en profundidad el funcionamiento de los medios online y a establecer estrategias digitales útiles para cada uno de mis clientes.

Leave A Comment